Ley de cambio climático y transición energética - GenÉthico
16857
post-template-default,single,single-post,postid-16857,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
cambio-climático-transición-energética

Ley de cambio climático y transición energética

Desde los años 70 los científicos nos llevan comunicando con rigurosidad la existencia del cambio climático. No obstante, nunca había sonado con tanta fuerza como ahora. Los movimientos estudiantiles han lanzado oleadas de mensajes por todo el mundo: ¿por qué tienen que sufrir ellos las consecuencias de un desastre que ni han provocado ni han decido? Parece que se les empieza a escuchar, concretamente en España con el proyecto de ley de cambio climático y transición energética lanzado el pasado 19 de Mayo.

¿Vamos tarde?

A pesar de que los objetivos de esta ley aumentan la ambición española en la lucha contra el cambio climático, siendo un año clave para el Acuerdo de París, no es suficiente. VAMOS TARDE. No sólo España, todos los países más contaminantes van tarde. Y nos preguntamos, ¿cómo podemos luchar y promover un mundo más sostenible si cada país parece no entender la necesidad de ir todos a una? Sí, ahora España está alineada con la hoja de ruta marcada por la Unión Europea (UE) y hay que valorar el esfuerzo, pero, líderes mundiales ¡NO ES SUFICIENTE!

Teníamos todos un objetivo marcado en la Agenda 2030: la temperatura del planeta no puede aumentar más de 1º / 1,5º o entraremos en una zona de no retorno. Sin embargo, nadie parece tomárselo lo suficientemente en serio.

En otras ocasiones hemos hablado de la emergencia sanitaria de la Covid19, la actitud y determinación que han tomado países, empresas y ciudadanía. No obstante, no parece que tengamos la misma preocupación y actitud ante todas las emergencias que nacen de la emergencia climática. ¿Acaso creemos a unos científicos y a otros no? ¿No es la ciencia, la investigación, el desarrollo, la base fundamental por la que vivimos como vivimos?

¿Cuáles son los objetivos de esta ley?

El objetivo final de la ley es que España alcance, “a más tardar en el año 2050” la neutralidad de emisiones. Es decir, antes de llegar a mitad de siglo el país solo emitirá la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) que sus sumideros puedan absorber. Tenemos que fomentar y educar en las oportunidades que un desarrollo sostenible puede darnos. La lucha en la mitigación de los desastres que conlleva el cambio climático, nos abre un abanico de oportunidades y de un futuro mucho más esperanzador. El contenido del proyecto de ley español marca una directriz clave en los siguientes objetivos, y es que solo podrán ser revisados al alza.

Los objetivos específicos son:

 

  • España deberá alcanzar la neutralidad climática como mucho en el 2050.
  •  

  • El sistema eléctrico de España tiene que ser 100% renovable.
  •  

  • Para 2030, las emisiones del conjunto de la economía española se tendrán que reducir mínimo un 20% respecto al año 1990. El objetivo que se fijó la Comisión Europea constituye una reducción en 2030 de entre el 50% y el 55% de las emisiones respecto a los niveles de 1990.
  •  

  • Al finalizar la próxima década, mínimo el 35% del consumo final de energía será de origen renovable. Y en el sistema eléctrico hablamos de un 70%.
  •  

  • Las medidas en materia de eficiencia energética tendrán que reducir el consumo de dicha energía primaria un 35%, como mínimo.

 

¿Qué podemos hacer entonces?

Bien es cierto que lo primero será seguir luchando contra el negacionismo y todos los informes que pagan empresas millonarias de la industria del carbón, el petróleo e incluso residuos, para desacreditar el Desarrollo Sostenible.

Asimismo, tendremos que seguir optimizando los sistemas de energías renovables, materiales reciclados, y tener en cuenta aspectos como el paisajismo a la hora de extender placas solares por diferentes regiones. Hoy día se están desarrollando muchos avances no solo para que las placas solares, por ejemplo, nos sirvan como fuente de energía renovable sino que a su vez se puedan introducir barreras naturales de plantas. Estas ayudan así a los insectos polinizadores, como las abejas, para su supervivencia. De esta forma no solo desaparece el problema de la naturalidad del paisaje sino que contribuimos a que no se extingan las abejas.

Otra de las acciones que se están llevando a cabo en es la solar-agricultura. Se utilizan placas solares en altura como elemento de protección para un cultivo ya existente. No solo protege contra posibles aves que quieren alimentarse del cultivo sino además de controlar la cantidad de sol que se proporciona al mismo cuando no es necesario. Además como las placas no pueden recibir productos químicos como pesticidas de algunos tipos, se usa el pastoreo de cabras para que acaben con las malas hierbas.

Como comentábamos al inicio, el proyecto de ley en materia de cambio climático y transición energética, es un gran paso, pero no debemos conformarnos. Se necesita inversión en energías renovables, investigación a cerca de materiales ecológicos, durabilidad, procesos de producción… También capital para el emprendimiento verde. Dejemos de financiar a los que contribuyen al cambio climático y promovamos las iniciativas cuyo ADN sea el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Y como elemento final, pero no menos importante, los residuos. Si queremos un desarrollo sostenible debemos pensar en reducir considerablemente la cantidad de residuos que generamos. Y una vez reducidos, fomentar el reciclaje o regenerarlos de la forma más sostenible posible para introducirlos de nuevo en la cadena. De esta forma, minimizaremos los productos de uno sólo uso, aquellos con los que “no se puede hacer nada”. 

Tenemos mucho camino por recorrer y cada día se demuestra que sí podemos hacer las cosas de otra manera. Debemos tener en cuenta que esto no sólo NO merma nuestra calidad de vida, sino que la mejorará considerablemente.

Pensemos en conjunto, pensemos como HUMANOS.

Quizás te interesen estos artículos…

  • Veganismo, ¿moda pasajera o llega para quedarse?
    Son muchas las motivaciones que pueden llevar a un individuo a hacerse vegano: salud, bienestar de los animales o preocupación por el medio ambiente. Lo que está claro es que este movimiento implica más que un cambio en nuestra dieta, supone un respiro para el…
  • Un momento que llama a la reflexión
    Actualmente nos hallamos viviendo una especie de duelo, una pérdida de algo que todos amamos: nuestra libertad. La libertad de salir a la calle cuando queremos, de juntarnos con los nuestros, de viajar, de tomarnos algo con nuestros amigos… Todos vamos a pasar por ello…
  • Se cancela el Mobile World Congress. Y ahora…¿quién paga?
    Tras el jarro de agua fría que supone la decisión del GSMA al decir que se cancela el Mobile World Congress, toca pensar ¿y ahora qué? ¿Quién va a cubrir los gastos? ¿Qué pasa con todas aquellas empresas que no cancelaron su asistencia?¿Y los propios…