5 pasos para hacer una compra sostenible - GenÉthico
16714
post-template-default,single,single-post,postid-16714,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
compra sostenible

5 pasos para hacer una compra sostenible

Cada vez son más las personas que quieren hacer una compra sostenible. Sin embargo, dada la cantidad de certificaciones, sellos y el incremento del marketing verde en los productos, hace que realmente sea complicado discernir entre lo que es realmente un producto sostenible y lo que es únicamente una estrategia marketiniana.

¿Qué criterios debemos seguir para hacer una compra sostenible?
1 – Necesidad real.

El primer punto puede parecer obvio, pero teniendo en cuenta los datos de las cestas de la compra de los españoles, debemos preguntarnos ¿realmente nos hace falta todo lo que vamos a comprar? Si la respuesta es no, ya tienes tu acción más sostenible, NO comprar. Si la respuesta es sí, debes valorar más aspectos como los que mencionamos a continuación.

2 – Producto local, de proximidad y de temporada.

Parece evidente, pero incluso cuando vamos a la frutería de barrio debemos tener en cuenta el orígen del producto. De nada vale comprar en la frutería de barrio naranjas importadas de Japón o kiwis de Nueva Zelanda.

Tenemos que recordar que según el último informe de la Balanza Comercial Agroalimentaria, España importó 43,35 millones de toneladas de alimentos en 2018, los cuales recorrieron cerca de 7.000 km de media y generaron más de 6.500 millones de toneladas de CO2. Además el producto de temporada suele ser de una producción más responsable.

3 – Producción.

Actualmente hay varias leyes europeas que recopilan los términos de Bio, Ecológico, Orgánico… que certifican los productos procedentes de la agricultura ecológica.

La temporalidad de los productos nos permite evitar invernaderos y crianzas que acondicionan una climatología adecuada para que el producto se desarrolle aún no siendo su época de cultivo. Es por todo ello que el producto de temporada y de proximidad no sólo es de mejor calidad, sino que es más respetuoso con el medio ambiente.

Además, existen otros sellos que certifican productos veganos o libres de explotación animal pues no toda la producción local es ética con otros factores como la explotación animal u obrera.

Os dejamos aquí un pdf descargable de los Sellos y certificaciones oficiales   para ayudaros en la selección de productos ya que algunas marcas utilizan otros sellos similares, pero que no son los homologados y, por tanto, confunden al consumidor llevándoles a realizar compras no sostenibles.

4 – Mano de obra.

Los productos no sólo deben ser sostenibles y responsables para con el planeta, sino también con las personas. La calidad del empleo de estas últimas que trabajan para las diferentes compañías es muy importante. Los Productos de Comercio Justo, por ejemplo, ayudan a eliminar la explotación de algunos colectivos.

Esto se ha logrado en muchos casos con el cacao o el café. Sin embargo, en otras industrias, como la minera o la textil, no sucede. 

Actualmente hay muchos productos, la mayoría tecnológicos, que dependen de minerales como el Coltán, el Niquel o el Litio. El paradigma de países, como la República Democrática del Congo, donde existe una riqueza brutal de estos minerales y, sin embargo, una pobreza endémica y conflictos locale, hacen insostenible esta extracción. La inexistencia de tratados que garanticen la trazabilidad real de los productos y, por tanto, el veto a la compra de minerales que no puedan garantizar unas condiciones de extracción respetuosas con el medio ambiente, así como de los derechos humanos fundamentales y los derechos internacionales del trabajo, ha provocado guerras, abusos, explotación infantil y, por supuesto, precariedad en las sociedades locales. Esta situación ha provocado la muerte de más de 4 millones de vidas, principalmente mujeres y niños. 

La industria textil también tiene su cara B desde el punto de vista de la mano de obra. La explotación infantil, las condiciones de las fábricas…han sido públicas en más de una ocasión. Aunque sí que se han iniciado avances en muchas de ellas, queda mucho por hacer.

5 – La importancia del packaging.

Si un producto es ecológico, sostenible, de temporada, de proximidad y la empresa es ética con sus trabajadores; no se puede permitir que su packaging no vaya en consonancia con esta actitud.

No tenemos que plastificar elementos que no lo necesitan. La mejor imágen de marca es la que se alinea con nuestros valores y con nuestros propósitos.

Si es estrictamente necesario que el producto contenga un packaging por medidas sanitarias, debemos reducir a la mínima expresión los elementos del mismo. Lo ideal es que su fabricación sea de una alta eficiencia y conlleve un gasto mínimo de energía. Los materiales deben provenir de elementos reciclados y ser de nuevo reciclables, de esta manera generaremos circularidad en el proceso.

No obstante, sólo estudiaremos el packaging sostenible cuando la marca y el producto lo sean. Lo que nos encontramos desde GenÉthico es que muchas marcas apuestan previamente por la entidad gráfica del producto ya que es el elemento de más fácil acceso del potencial cliente.

Es evidente que una compañía puede focalizar fácilmente sus esfuerzos en comunicación y marketing a través del packaging. Es posible que hasta ahora hayan obtenido un ROI positivo, pero las marcas con propósito, las marcas del futuro, tendrán que ser marcas con un ADN ético y, por tanto, responder a las expectativas de un consumidor más consciente e informado.

Las marcas que no tengan un propósito ético que les permita alinearse, desde el corazón, con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, serán sancionadas por el propio mercado.

Es evidente que actualmente no podemos hacer rápidamente una compra sostenible, pero sí podemos organizarnos mejor para realizar una compra sostenible, tanto para el planeta como para las personas.

Quizás te interesen estos artículos…

  • Veganismo, ¿moda pasajera o llega para quedarse?
    Son muchas las motivaciones que pueden llevar a un individuo a hacerse vegano: salud, bienestar de los animales o preocupación por el medio ambiente. Lo que está claro es que este movimiento implica más que un cambio en nuestra dieta, supone un respiro para el…
  • Un momento que llama a la reflexión
    Actualmente nos hallamos viviendo una especie de duelo, una pérdida de algo que todos amamos: nuestra libertad. La libertad de salir a la calle cuando queremos, de juntarnos con los nuestros, de viajar, de tomarnos algo con nuestros amigos… Todos vamos a pasar por ello…
  • Nuevos terrenos cultivables, ¿buena noticia?
    Muchos empezarán a ver beneficios del cambio climático, disfrazados de ventajas. La semana pasada se podía leer “El Cambio climático fertilizará millones de hectáreas en las zonas frías del planeta” lo que supone zonas potencialmente cultivables que ahora mismo no existen. Parece positivo: más zona…