Comunicación consciente - GenÉthico
16960
post-template-default,single,single-post,postid-16960,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
comunicación responsable

Comunicación consciente

Muchas son las empresas que promueven sus acciones más solidarias y responsables, pero que, en su día a día, se nutren principalmente de procesos totalmente contrarios a esta filosofía de negocio. Esto es mero greenwashing . La comunicación consciente sigue otro camino, debe ir alineada con el propósito y los valores de la empresa.

¿Qué implica?

Una comunicación consciente debe basarse en dos pilares. Por un lado, cómo aplicar los ODS en las estrategias de comunicación de la empresa. Por otro, cómo debe comunicarse la Responsabilidad Social Empresarial de forma que se aporta información de calidad y valiosa para la sociedad.

Para ello, la comunicación debe tener en cuenta:

– Información no financiera. Es importante conocer su actividad económica, pero cada vez más se debe recalcar la actividad que ejerce la empresa en materia de sostenibilidad social, medioambiental y económica.

Comunicación interna. Mostrar lo que se hace de cara a la sociedad está muy bien, pero para alejarnos de un mero ejercicio de greenwashing es imperativo demostrar la ética empresarial que se transmite a toda la escala de valor de la empresa.

Estrategia. Entender cuál es la estrategia que lleva la empresa en el largo plazo en materia de RSE. Ya empiezan a quedar atrás las acciones puntuales que mejoran la imagen corporativa. Ahora se debe mostrar una intención real de cambio, de querer ofrecer un legado a la comunidad. 

Potencial cliente o usuario. Toca estudiar y entender el cambio de perfil que se está haciendo y los nuevos perfiles que están apareciendo. Éstos tienen nuevas expectativas, apuestan por marcas que comparten sus valores, buscan experiencias que aporten algo positivo a la comunidad y, sobre todo, están más informados y concienciados que nunca. 

¿Dónde y cómo podemos implementar la comunicación consciente?

Ésta se puede plasmar en:

-Informes y memorias de ODS o no financieras. Una forma perfecta para detallar el plan de negocio de la empresa y cómo se incluyen los ODS. Puede ser a través de cambios estructurales internos o acciones que dejen un legado positivo en la comunidad, pudiendo incluir la colaboración con otras entidades.

-Tu página web. Este punto es clave. No puedes difundir un mensaje que no se perciba en tu página web. La comunicación consciente comienza en la parte interna de la empresa. Debemos transmitir nuestros valores tanto en el contenido que ofrecemos como en la forma de comunicarnos.

-Redes sociales. Todas las redes sociales son una plataforma ideal para comunicar en tiempo real las acciones que se van llevando a cabo desde la empresa. Eso sí, es importante entender bien el uso que hacen los usuarios de cada una de las redes sociales y adecuar el mensaje a sus expectativas. En Twitter las publicaciones son más cortas y efímeras. Resulta, por tanto, clave asegurarse de transmitir un mensaje claro y conciso, que conecte con el usuario, pero que permita compartir la información que queremos. Instagram por su parte es una plataforma basada en el contenido audiovisual. Toca preparar imágenes y vídeos que capten fácilmente la atención. Una vez captada la atención, podemos añadir toda la información que consideremos relevante en la descripción, pero sin pasarse. En LinkedIn el mensaje debe aportar valor desde el inicio y debe ser muy profesional en cuanto a la redacción. En esta plataforma, incluir un enlace o vídeo siempre ayuda a retener la atención del usuario. Y así con un sinfín de plataformas sociales.

-Anuncios/Publicidad. ¡Ojo al greenwashing! Sí, nos repetimos, pero son muchas las que a la hora de idear un anuncio, se dejan llevar por la idea creativa y descuidan el mensaje o la forma en la que se expresa este mensaje. Si nos equivocamos, supondrá una gran pérdida de tiempo, de dinero y afectará a nuestra imagen corporativa. 

Elementos clave
Qué contenido queremos compartir

El contenido que se ofrece debe mostrar ante todo transparencia y honestidad. Asimismo, debe tratarse de un mensaje equilibrado, que muestre tanto el impacto positivo como negativo de las empresas y, por tanto, muestre también una cierta autocrítica y voluntad por hacer las cosas diferente. 

Además, el QUÉ se comunica debe ser coherente con la estrategia de RSE de la empresa y los valores que defiende. La sosteniblidad debe aplicarse en toda la escala de valor antes para poder ser comunicada de forma coherente y transparente.

La importancia del lenguaje empleado.

Parece algo obvio, pero no lo es. La redacción (puntuación, uso del léxico, gramática…) es un elemento trascendente para realizar una comunicación consciente. Debemos cuidar la forma del mensaje para transmitir nuestros valores. Pero no es lo único. Además de tener una escritura cuidada, el lenguaje debe ser inclusivo y el discurso debe ser imparcial. ¡Cuidado! No estamos diciendo que deba haber una falta de implicación frente a injusticias, todo lo contrario, pero este posicionamiento debe estar exento de toda ideología.

Hacer uso de la escucha activa

La comunicación debe ser bidireccional y estar al servicio de las expectativas de los grupos de interés. Debemos escuchar al usuario para entender cuál es la mejor forma de comunicar nuestro mensaje y cómo adecuarlo a las diversas plataformas. Además, implicando a estos grupos de interés nos aseguramos de prever errores y, en caso de cometer uno, que podamos solventarlo a tiempo y de la mejor forma.

¡Sal de lo típico!

El verde, la hoja, el árbol, la Tierra… Son varios los elementos que se emplean de forma muy recurrente cuando queremos hacer referencia a la sostenibilidad. Parece que cuando queremos mostrar esa parte de nuestra empresa, vamos a lo obvio. 

Cada vez son más las empresas que apuestan por un modelo sostenible y, al final, todo resultará una copia. Toca salir de la norma y buscar nuevas formas de comunicar los valores relacionados con el Desarrollo Sostenible. Son miles las alegorías que se pueden crear con elementos y colores nuevos, que a su vez nos harán destacar frente a otras empresas, ya sean o no competidoras.

En definitiva, es muy importante el qué se quiere comunicar, pero aún lo es más el cómo. Es esencial seguir unos requisitos base que nos ayuden a transmitir quiénes somos y cómo queremos ser en el largo plazo como empresa y comunicar nuestra estrategia de RSE de la forma más adecuada posible. Lo que está claro es que el objetivo de una comunicación consciente es educar para transformar.

Quizás te interesen estos artículos…

  • ¡Fuera Mitos! Empresas sostenibles y rentables.
    La sostenibilidad para las compañías no es un gasto sino una inversión muy rentable. No sólo las grandes corporaciones se están esforzando en instaurar valores sostenibles, sino que las PYMES están haciendo mucho por fomentar unas mejores condiciones de vida y de trabajo tanto a…
  • ¿Cómo debería ser un evento sostenible?
    Para que hablemos de un evento sostenible debemos partir de dos puntos clave: La sostenibilidad se debe entender aplicada a 3 niveles – social, medioambiental y económico Ésta se debe aplicar de forma transversal a todo el proceso de creación y producción del evento, huyendo…
  • ¿Cómo integrar los ODS en mi estrategia empresarial?
    ¿Qué son? Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una serie de metas y desafíos globales a los que enfrentarnos, interrelacionados entre sí para lograr un futuro sostenible para todos. En el 2000, varios líderes mundiales se juntaron en Nueva York para adoptar la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas….