¿Cuánto nos cuesta la guerra? - GenÉthico
17812
post-template-default,single,single-post,postid-17812,single-format-standard,wp-custom-logo,theme-bridge,bridge-core-1.0.5,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
cuánto-cuesta-la-guerra-genéthico

¿Cuánto nos cuesta la guerra?

Seguro que han sido infinidad las veces en las que, escuchando el presupuesto destinado para armamento por parte de las instituciones, nos hemos escandalizado. La fantasía de seguridad que nos provoca disponer de una flota de tanques, misiles y personas dispuestas a morir por la patria, es tan surrealista como una película de Spielberg. Minas de coltán, yacimientos petrolíferos o acuíferos de agua dulce, son muchas de las causas reales por la cual los países entran en conflictos bélicos.

Se escudan en ideas como la derrota de regímenes absolutistas, fe religiosa, invasión de inmigrantes, etc, pero detrás de todo eso se esconde la verdad, la avaricia humana. El objetivo es saquear y empobrecer más a la población local de aquellos países que disponen de fuentes de energía naturales o elementos (minerales) muy preciados en la industria tecnológica, para que tengan capacidad nula de defensa, incluso con el terrible drama que supone usar a sus niños como soldados, mientras otros explotan dicho patrimonio natural.

Como decía José Luis Sampedro: -Lo único que le queda al hambriento es decir “en mi hambre mando yo”. –

La mayoría de las veces es más esclavo el verdugo que el preso.

Tendemos a medir el peligro bajo los ojos interesados de otros. Asumir el peligro ajeno como propio tiene un riesgo, y es que puedes creer estar luchando por tu bienestar y derechos fundamentales cuando, en realidad, el peligro de unos pocos es precisamente que tu tengas un salario digno, una educación de calidad, etc, ya que esto haría que mermaran sus privilegios.

Ese miedo hipotético que nos trasladan, casi siempre aludiendo a desastres económicos para las empresas si mejoran las condiciones de los trabajadores, no es real. Sin embargo, no hacer nada frente a esto, otorga más poder al opresor y resulta en una reducción de nuestros derechos.

Las grandes conquistas sociales han venido a raíz de movilizaciones libres de miedo contra los más poderos y en pro del bienestar de la mayoría.

¿Quién determina cuál es mi lucha?

Pensamos que somos 100% libres, pero ¿estás seguro de que tus ideas no están condicionadas? Todos tenemos influencias. Debemos determinar en qué grado nos afectan y cuestionarlas siempre, buscar más información y estar dispuestos a reconocer que los cimientos de nuestra “casa” están sobre arenas movedizas.

El pasado mes de junio el índice de paz global, según el cual se miden los países más o menos pacíficos, su deterioro y su impacto económico, llegó a varias conclusiones que mencionaremos a continuación. No obstante debemos saber que para establecer este índice se emplean 23 indicadores en 3 áreas concretas:

  • Alcance de los conflictos nacionales.
  • Nivel de seguridad de la sociedad.
  • Grado de militarización de los estados.

 

El impacto de la COVID-19 también se contempla en el índice de este pasado año ya que provocará cambios importantes en el funcionamiento de la sociedad. La principal conclusión del informe es que el nivel medio de paz se lleva deteriorando de forma consecutiva en los últimos 12 años.

Asimismo, 3.200€ anuales es lo que le ha costado a cada español la decadencia de la paz en nuestro país. Actualmente, los conflictos violentos a nivel mundial suponen unos 12,8 Billones de euros, hablamos del 10,6% del PIB mundial. Es decir, podríamos acabar con los conflictos tan solo invirtiendo el destino de la inversión.

Además, si se aumentara el presupuesto para la paz en tan solo un 1%, cada país lograría un aumento de su PIB en un 3%.

¿Estamos dispuestos a pagar el precio de las consecuencias del cambio climático?

Como en otras casuísticas, a menudo la prevención es mucho más rentable que la paliación. El Instituto de la Economía y la Paz, que realiza el informe previamente mencionado, ha incorporado por primera vez en la historia una nueva línea para entender y anticiparse a los riesgos de la paz mundial, el cambio climático.

Las evidentes amenazas ecológicas han puesto en jaque la capacidad que tienen los países de afrontar este tipo de situaciones. No hace falta que recordemos las inundaciones, tsunamis, sequías, seísmos, nevadas árticas en localizaciones muy alejadas del polo, etc. Lo hemos mencionado en otras ocasiones, pero si ya llevan existiendo desde hace años los refugiados climáticos, para el 2050 se estima que habrá 86 millones de migraciones adicionales en África, 17 millones en Latinoamérica y 40 millones en Asia.

La crisis del agua también es un componente crucial ya que el 27% de los países del mundo se enfrentará a estrés hídrico grave y el 22% de los países a un estrés alimentario grave, esto en un entorno donde ya existen 873 millones de personas hambrientas.

Por si aún existen dudas, este estudio determina que los países más pacíficos también tienen mejores capacidades para adaptarse ante fenómenos climatológicos adversos.

Contribuir a la paz nunca fue tan rentable.

Quizás te interesen estos artículos…

  • Zonas rurales vs grandes urbes
    El abandono de las zonas rurales por las grandes urbes es cada vez mayor. Esta migración territorial interna viene motivada por la voluntad de encontrar más oportunidades de trabajo y mayor y mejor acceso a recursos y servicios de primera necesidad.  No obstante, no todo…
  • Violencia infantil, ¿una crisis olvidada?
    Consideramos maltrato infantil cualquier abuso sexual, explotación comercial o violencia física o psicológica efectuada a menores de 18 años. La desatención de las necesidades básicas (psíquicas y físicas) de las niñas y niños, también es violencia infantil. ¿Hay factores que puedan incrementar la posibilidad de…
  • Violencia
    Violencia. Violencia sin eufemismos, sin control, sin paliativos, indiscriminada y constante. La violencia más cruel. Todos ejercemos o hemos ejercido en algún momento algún tipo de violencia. Violencia verbal, social, institucional, laboral, judicial, de género, vicaria, infantil, genocida. Existen tantos tipos de violencia como personas…