Cuidados. Crisis ecológica y social ¿Es necesaria una evolución del sistema actual? - GenÉthico
15643
post-template-default,single,single-post,postid-15643,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Cuidados. Crisis ecológica y social ¿Es necesaria una evolución del sistema actual?

Trabajo de cuidados invisible, crisis ecológica y social. Podríamos resumir así el mantenimiento y situación actual del sistema.

Recordando lo que comentábamos en el post anterior, necesitamos una evolución del sistema actual, mantenido gracias al trabajo de cuidados, dada la crisis ecológica y social. Dicho trabajo de cuidados se ha realizado mayoritariamente por la mujer, de forma invisible y no remunerada, que si entrara en valor, supondría el tripe del mercado laboral actual.

Hemos conseguido sustentar el sistema dado que la mujer tiene jornadas laborales de 24h (jornada laboral del mercado remunerado y jornada laboral del hogar) gracias a que mayoritariamente, otras mujeres, las abuelas esclavas o personas del entorno familiar, asumen el área de cuidados mientras la mujer está en el mercado laboral remunerado.

Es verdad que existe también el trabajo de cuidados remunerado, pero son los peor pagados y valorados de todo el mercado estando, incluso, excluidos de los sindicatos no perteneciendo a la clase obrera y siendo, en la mayoría de los casos, el trabajo que tiene como tarea central mantener la vida de las personas.

Es por todo ello que la economía y el concepto de crecimiento económico se han estructurado en base a unas métricas e indicadores que dividen lo productivo y lo reproductivo, como si fueran diferentes; no teniendo en cuenta lo que es realmente necesario para la vida humana como elemento principal de crecimiento.
Parte de la solución pasa por repartir el empleo asalariado entre todas las personas, reduciendo, así, las jornadas laborales y permitiendo una conciliación real entre el entorno familiar y el entorno laboral. Esto permitiría crear servicios públicos y comunitarios que permitan a las familias resolver el área de cuidados y elegir realmente cómo quieren gestionarlo.

Además, teniendo condiciones salariales dignas y una visibilidad social en los trabajos de cuidados, seguro que muchos hombres también asumirían esta labor.

Desde GenÉthico el trabajo digno y la igualdad forman parte de nuestro ADN y, es por ello que, a la hora de hacer consultoría de ética empresarial, tenemos muy en cuenta que podemos ser muy sostenibles, pero nada responsables con nuestros empleados, por lo que no sirve de nada.

Debemos tener en cuenta que el cambio que necesitamos no es convertir el capitalismo actual en un capitalismo verde porque nos iríamos al ecofascismo.

Para hacer un cambio real, necesitamos tener en cuenta la lucha de clases. El crecimiento económico en torno a economías verdes es un capitalismo desastre ya que la solución pasa por ser conscientes de que tendremos que vivir con menos de lo que vivimos ahora.

Absolutamente todo lo que producimos proviene de unas materias primas de la naturaleza que son finitas, por lo que no podemos pretender idear un sistema de producción infinito y medir nuestro crecimiento en base a eso.

El capitalismo es un sistema ecocida ya que destruye la naturaleza para crecer y racista porque, para poder sustentarse, necesita zonas inmensas como vertederos y otras como grandes minas, acaparándose de esa riqueza y haciendo que las personas de allí huyan. Además, es un sistema patriarcal ya que explota el trabajo en los hogares que realiza la mujer para fabricar el flujo de mano de obra al servicio de los cuidados.

Otra de las explicaciones que más nos gustan de Yayo Herrero es:

Puedes ser una feminista aceptable y digerible si perteneces a un feminismo liberal que no pone en cuestión ni subvierte el orden dominante, pero si lo subviertes y pones en riesgo ese orden, eres una feminazi. Igual que eres aceptable si eres una ecologista que está dentro del capitalismo verde, pero no lo eres si tienes una visión anticapitalista que llama la atención sobre las raíces del ecologismo y explicas que la economía no puede crecer indefinidamente porque tiene unos límites físicos y que por tanto la única vía para caminar hacia la justicia es el reparto radical de la riqueza… Y luchar contra la pobreza es lo mismo que luchar contra la excesiva riqueza.


Estamos en un momento en el que la economía global no crece con cargo a la economía real y, por tanto, no se generan puestos de trabajo, servicios reales, bienes… Es la primera vez que tenemos a gente trabajadora y pobre que vive en sociedades ricas (nosotras diríamos enriquecidas) y, todo esto, acompañado por una crisis de minerales, energía, agua y fracaso del capitalismo.

Naomi Klein dice que el neoliberalismo es la reacción al fracaso del capitalismo y es un proceso de doctrina del Shock, donde se blindan privilegios a un sector cada vez más pequeño y genera fronteras reales entre países enriquecidos y países empobrecidos.

No olvidemos que la mayoría de los países a los cuales llamamos pobres lo son porque los países ricos (enriquecidos) los usan como vertederos, como minas o como mano de obra esclava.

Y lo peor es que, incluso dentro de los países enriquecidos, se generan discursos que ejecutan diferencias, fronteras entre las personas que forman parte del nicho de los privilegiados respecto a los que se quedan fuera (personas en riesgo de exclusión, trabajadores pobres, personas de diferentes comunidades autónomas, minorías étnicas, inmigrantes…) y, con todo eso, las mujeres deben seguir sosteniendo la vida humana para asegurar la continuidad del sistema.

Pensemos, todas las guerras que hay en el mundo están donde hay materias primas, agua o tierras de las cuales enriquecerse y es ahí donde se crean fronteras que se convierten en problemas de seguridad, inmigración…en definitiva, humanitarios.

Debemos ser conscientes que el único sector que creció durante la crisis fue el sector de la seguridad (concertinas, vallas, cámaras de video vigilancia y, por consiguiente, el ejército) todo a un ritmo del 6% anual.

Todo el desplome de la economía tal y como la conocemos se debe vincular al calentamiento global y a la crisis de la energía y el agua. El decrecimiento del ámbito material de la economía es inevitable y es preocupante que no veamos esta perspectiva en los gobiernos.

Tenemos que pensar en cómo transformar el modelo para dar salida a todas esas personas que trabajan en sectores que, indiscutiblemente, van a desaparecer. Necesitamos pensar en una economía que tenga en cuenta la realidad de los materiales que tenemos, aportando siempre protección a las mayorías sociales y creando vínculos.

El 80% de la energía y el 75% de los minerales utilizados en España provienen de África y de América Latina.

Los alimentos que consumimos requieren del doble del territorio que tenemos actualmente nosotros para producir. Somos parte de ese capitalismo que agota los recursos y lamentablemente todos los que habitamos en países enriquecidos vamos a tener que renunciar a determinados privilegios a pesar de que ningún gobernante esté dispuesto a decírnoslo.

Desde GenÉthico tenemos claro que la población y, por tanto las empresas, tienen un gran desconocimiento de la situación en la que nos encontramos donde el trabajo de cuidados es invisible y la crisis ecológica y social es ya una emergencia.

Esta crisis ecológica y social pasa inadvertida, o muy por encima, tanto social, empresarial como políticamente, porque hay poca gente diciendo que tenemos un problema de abastecimiento de energía y que las ciudades dependen estrictamente de la energía fósil barata.Si las personas supiéramos lo que está pasando seguro que muchas harían efectivo el cambio.

La realidad es que a quienes no les interesa un diagnóstico, un cambio, son aquellos que llamarán catastrofista al movimiento ecologista o producto marketiniano a alguno de su miembros. Los datos son los datos, los tenemos hace 40 años y no hemos hecho nada. El seguir sin hacerlo, a pesar de tener cada vez más pruebas, sí que es una catástrofe.

En GenÉthico queremos ayudar a las empresas a ser éticos tanto con el medio ambiente como con las personas. Ya en otro de nuestros artículos explicamos como una empresa puede ser ética y rentable.

Y ahora….¿qué duda tienes para poder ser una #empresagenéthica?

Quizás te interesen estos artículos…

  • ¿Cómo integrar los ODS en mi estrategia empresarial?
    ¿Qué son? Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una serie de metas y desafíos globales a los que enfrentarnos, interrelacionados entre sí para lograr un futuro sostenible para todos. En el 2000, varios líderes mundiales se juntaron en Nueva York para adoptar la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas….
  • ¿Es necesaria una evolución del sistema actual?
    “Tú lo que quieres es que yo te diga que tenemos una solución para seguir viviendo como estamos. Y eso es imposible” Yayo Herrero Ésta fue la respuesta de la antropóloga social, educadora social, ingeniera técnica agrícola, profesora y activista, Yayo Herrero, en una de…
  • ¿Qué esperan las nuevas generaciones de consumidores?
    ¿Qué productos priorizan? Según el estudio efectuado por Deloitte (2019), los millenials consideran que hay una brecha entre sus prioridades y las de las empresas. Esta generación estima que éstas últimas deberían “priorizar la producción de bienes y servicios de alta calidad, la generación de…