COVID-19: una época de incertidumbre - GenÉthico
15913
post-template-default,single,single-post,postid-15913,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

COVID-19: una época de incertidumbre

Con el COVID-19 ha llegado una época de incertidumbre y de duelo. Hemos sufrido la pérdida de nuestra libertad, nuestro bien más preciado. En estos días, desde que surgió la noticia de la aparición de un nuevo virus en Wuhan (China) a principios de año, todos nos hemos ido o iremos enfrentando a las distintas fases de un duelo. No todo el mundo pasará por todas las fases, algunas personas se saltarán alguna o quizás en un orden distinto, pero, con tiempo, saldremos de ésta y saldremos bien.

  • Negación. 

“Esto aquí no va a pasar”, “es imposible que llegue hasta aquí”, “es una simple gripe, no es nada” y así habremos oído cientos de frases negando la situación que se avecinaba.

  • Ira

Tras la fase de negación, han surgido todo tipo de comentarios y preguntas… “¿Por qué no han tomado medidas antes?”, “Los políticos son unos inútiles”, “las empresas sólo se preocupan por su economía”, “¿Por qué a nosotros?” y, así, un sinfín de preguntas cuestionando cómo hemos llegado a este punto. 

  • Negociación

En este punto, toca analizar la situación, coger perspectiva y tratar ver las oportunidades que nos brinda esta situación, tratar de sacar algo mínimamente positivo. “¿Qué puedo sacar de esto?”, “¿Y si aprovecho esta oportunidad para …?”, “Con esto voy a perder x, pero puedo conseguir y.” Al final, se trata de entender cuáles son los pros y los contras de esta realidad.

  • Depresión 

Después pasaremos por una fase de tristeza, de vacío, de echar en falta locamente aquello que dábamos por sentado… Pero no estamos solos, es un duelo en sociedad y, por tanto, siendo responsables y solidarios los unos con los otros, lograremos afrontar esta etapa más fácilmente. Importante: no te aísles. Cuando te sientas triste o bajo de ánimos, recurre a tus seres más cercanos y ábrete sin miedos.

  • Aceptación

Aceptar la situación tal y como es y entender qué pasará, quizás no hoy o mañana, pero pasará. Y estaremos bien, habiendo aprendido y siendo más fuertes. En esta fase aprendemos a vivir con lo que tenemos y a encontrar alegría y placer en pequeñas y nuevas cosas.

A todo esto, hay que añadir que estamos en un periodo de incertidumbre, un mar de dudas constante acerca de lo que está pasando, cuándo acabará la cuarentena y qué pasará después. Todas estas preguntas que nos hacemos desvían hacia el miedo, miedo a lo desconocido, y esto tiene un efecto directo en nuestro desarrollo personal. En ocasiones, este miedo deriva, incluso,  en ataques de pánico y ansiedad. Por ello, debemos ser muy conscientes de todo esto, aceptar la realidad a la que nos enfrentamos y gestionar todas nuestras emociones de la mejor forma posible. Bien es cierto que es muy fácil decirlo y no tan fácil hacerlo. A continuación te pasamos algunas acciones que pueden ayudarte a la gestión emocional durante la cuarentena y en cualquier momento de la vida que te genere este miedo a lo incierto.

En nuestro último artículo también puedes consultar ideas sobre qué hacer en casa y cómo ahorrar al mismo tiempo.

POSITIVISMO

Es importante, en todo momento, mantenerse positivo. Decirnos todos los días que, antes o después, vamos a salir de esta, reforzados y con muchos aprendizajes es esencial. Dite cada día “todo irá bien”.

El  estado psicológico positivo está relacionado con la felicidad y, por tanto, con una relación más sana con uno mismo y con lo demás. Asimismo, esto deriva en mayor fortaleza para afrontar las adversidades.

Cuídate

No dejes que esta situación te supere. Sigue, ahora más que nunca, cuidándote. Come bien y saludable, haz ejercicio controlado, medita, conecta contigo mismo, escucha música animada, … Estar en un buen estado físico y mental ayuda a levantarnos cada día motivados y a evitar las emociones negativas. 

Rutinas

Pese a estar en casa, nada de olvidarse de las rutinas. Mantén los mismos horarios (venga, con un poco de flexibilidad), pero nada de pijama todo el día, saltarse comidas, despertarse/acostarse 3 horas más tarde, … Hacer esto es contraproducente ahora y para cuando la situación pase. Mantener una rutina, dentro de lo posible, ayuda a mantenerse motivado y positivo. Si quieres arreglarte, arréglate. ¡Hazlo por ti!

Todo esto se aplica también a los niños y estudiantes. Por mucho que no haya clases presenciales, siempre hay tareas que hacer, cursos online, temarios que estudiar. Con esto, llega el siguiente punto. 

APRENDER Y EJERCITARSE MENTALMENTE

Debemos tratar de evitar el apalancamiento y mantener la mente activa. Los juegos de mesa son una buena opción, pero también leer, escribir y una infinidad de actividades más que permitan ejercitar la memoria y la atención. Este tipo de actividades nos permiten, además, fomentar la conexión con un@ mism@ y con los demás; tema que abordamos en el punto siguiente.

RELACIONES SOCIALES

Aunque en este momento nos enfrentemos a un aislamiento social, éste es únicamente físico. No olvidemos nutrir las relaciones a distancia. Hoy día, tenemos la suerte de poder estar conectados de forma constante con quien queramos, estén donde estén. Una oportunidad única para mantener las relaciones con las personas con las que compartimos nuestra a vida a diario o para reavivar las relaciones que teníamos abandonadas.

EVITAR LA SOBREINFORMACIÓN

El COVID-19 está a la orden del día, los canales de televisión parecen no tener otro tipo de contenido. Si bien es importante mantenerse informados de la actualidad en la materia, también es esencial no dejarse avasallar por la información. Ésta, en muchas ocasiones, es sensacionalista y fomenta la incertidumbre, generando miedo y ansiedad en la gente. Si quieres tener algo de fondo, mejor música o contenido relevante para ti. Trata de informarte lo justo y necesario, y siempre contrastando la información recibida. Puesto a elegir la televisión, mejor apostar por aquellas que ofrecen información completa y sin cortes y, por tanto, son menos susceptibles a la manipulación de información. Aun así, lo mejor es escuchar, ver y leer información de distintos medios.

OPORTUNIDADES

Nos han quitado libertad, pero nos han regalado tiempo. Tiempo para reflexionar, para plantearnos cosas que aceptamos porque “siempre han sido así”, para valorar esas pequeñas cosas que damos por hecho, para entender la fragilidad del ser humano y que la salud es lo primero y afecta a TODOS, sea cual sea el origen, la clase, el género o la edad. Ahora se nos brinda la oportunidad de pensar y de plantear si las cosas nos gustan cómo son o, si por el contrario, podemos cambiarlas y cómo. Trata de sacar provecho de la situación dentro de lo posible, siempre podemos obtener algún aprendizaje.

HUMOR

Por último, y no por ello menos importante, en tiempos complicados el humor es una parte fundamental. Es cierto que mucha gente lo está pasando mal y puede resultarnos raro reírnos en momentos difíciles y desconocidos para todos, pero hay que seguir riéndose. Reírse es fundamental para desconectar y mantenernos positivos ante la situación. Reírse aporta felicidad, reduce el estrés y la ansiedad, nos ayuda a dormir mejor, incluso refuerza el sistema inmunológico. No se trata de quitar seriedad al asunto, sino que, aquellos que estamos bien y tan sólo debemos quedarnos en casa, respetemos las pautas marcadas y tratemos de hacerlo lo más llevadero posible. Así que ya sabes, a compartir risas con los tuyos.

Quizás te interesen estos artículos…

  • Violencia infantil, ¿una crisis olvidada?
    Consideramos maltrato infantil cualquier abuso sexual, explotación comercial o violencia física o psicológica efectuada a menores de 18 años. La desatención de las necesidades básicas (psíquicas y físicas) de las niñas y niños, también es violencia infantil. ¿Hay factores que puedan incrementar la posibilidad de…
  • Veganismo, ¿moda pasajera o llega para quedarse?
    Son muchas las motivaciones que pueden llevar a un individuo a hacerse vegano: salud, bienestar de los animales o preocupación por el medio ambiente. Lo que está claro es que este movimiento implica más que un cambio en nuestra dieta, supone un respiro para el…
  • Un momento que llama a la reflexión
    Actualmente nos hallamos viviendo una especie de duelo, una pérdida de algo que todos amamos: nuestra libertad. La libertad de salir a la calle cuando queremos, de juntarnos con los nuestros, de viajar, de tomarnos algo con nuestros amigos… Todos vamos a pasar por ello…