La ética en el corazón del Desarrollo Sostenible - GenÉthico
16647
post-template-default,single,single-post,postid-16647,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
ética-corazón-desarrollo-sostenible

La ética en el corazón del Desarrollo Sostenible

Los ODS marcados por la ONU indican una serie de metas que ponen de manifiesto la necesidad de la ética en el corazón del desarrollo sostenible. Tanto todos los objetivos de desarrollo sostenible como sus metas, están interrelacionados y sólo se consiguen con una relación ética entre gobiernos, tejido empresarial y la ciudadanía.

¿Es la ética una asignatura pendiente?

Hemos desarrollado conocimientos y habilidades a pasos de gigante en los últimos años: la biotecnología, la ciencia computacional… Se trata de grandes avances en la historia de la humanidad y nunca una especie se ha enfrentado a cambios tan rápido, pero los expertos hablan de que lo “peor” está por venir. 

Hasta ahora hemos notado un gran salto entre la generación de nuestros padres y la nuestra. Si lo comparamos con la de nuestros hijos, que ya son nativos digitales, vuelve a verse un escalón importante. Se estima que el 65% de los estudiantes de hoy acabarán en empleos que aún no existen. ¡¡¡Estudiar para un trabajo que aún no existe!!! Wow, parece algo tremendamente complejo, pero aquí, ante esta enorme complejidad tenemos que volver a la esencia. El mundo cambia y cambiará a velocidad de vértigo pero las habilidades individuales, la conciencia ambiental, social y la ética, nos devuelven a la esencia HUMANA y esto, seguro, es lo que salvará el mundo.

No somos ingenuas, no será fácil, pero la imperiosa necesidad de lo obvio, dibujará un camino muy claro. Ya hemos vivido un poquito esa sensación en esta crisis del COVID19. Decimos un poquito porque algo que parecen vaticinar todos los expertos es la llamada, crisis del agua. Imaginad cuando tengamos cortes de suministro, que se empiece a racionalizar…sin agua no sobrevivimos. Hemos infravalorado uno de nuestros bienes más preciado. Lo hemos sacrificado por cambios de armario, desayunar aguacates todas las mañanas siguiendo a la influencer de moda que los ha descubierto con 24 años… Y, todo ello, perdiendo el foco porque, para nosotros, abrir el grifo y que salga agua, ha pasado de ser extraordinario a ordinario.

El consumo desmesurado de productos que no necesitamos hará posible una tercera guerra mundial. Es una afirmación contundente pero bastante acertada. Muchos hablan de guerras informáticas, bacteriológicas…guerras de poder como China vs EEUU, pero nadie en la guerra por el agua. 

Naciones Unidas ya declaró que la crisis de refugiados de Siria que tenemos, empezó por la agricultura, por la comida. Los granjeros no tenían agua con la que producir más comida y, por tanto, se fueron a las ciudades buscando trabajo, dinero, alimentos… Entonces fue cuando se encontraron que estas últimas tampoco tenían una infraestructura del agua y comenzó todo. 

Las modificaciones del clima cambiarán radicalmente las condiciones en las que vivimos. El cambio climático es un problema muy serio para todos los seres vivos. No obstante, parece que si no lo percibimos como una amenaza inmediata, no actuamos con la suficiente contundencia.

¿Hay consenso en la comunidad científica sobre el cambio climático?

Debemos entender la ciencia que está detrás del cambio climático para poder desarrollarlo. Los científicos han detallado muy bien lo que está pasando y lo llevan haciendo desde los años 70. El consenso es clarísimo cuando hablamos de que la humanidad es responsable de dicho cambio climático. 

A finales del año pasado, 11.333 científicos de todo el mundo crearon un informe tras revisar toda la información de los últimos 40 años llegando a la conclusión de declarar la emergencia climática. En dicho informe aclaran que no sólo se trata de un aumento de las temperaturas, sino que existe un amplio abanico de peligros reales derivados del calentamiento global. Es por ello que a pesar de concretar varias medidas, la redujeron a una: 

Es necesario un cambio masivo de costumbres, de consumo. La sociedad debe entender, junto con las empresas y los gobiernos, que los recursos del planeta son limitados.Es por ello que no basta con hacer materiales reciclados, reciclables, dar una segunda vida…lo más importante es REDUCIR.

Es cierto que la ciencia explica qué es el cambio climático, sus consecuencias, sus causas, pero la respuesta que damos como sociedad ante esta crisis climática no es un problema científico sino cultural.

¿Cómo queremos hacer uso de nuestros recursos protegiendo nuestro planeta?¿Es la ética la palanca de cambio para promover conductas responsables, sostenibles?

El Doctor en física que lleva la investigación de cambio climático y educación, Camilo Ruiz, ha dicho en varias ocasiones que para él la ética está en el corazón del problema del cambio climático. De hecho, ha desarrollado un MOOC para profesores y alumnos donde el objetivo es concienciar y capacitar en materia de cambio climático.

La educación y la formación son claves para el desarrollo sostenible. Debemos entender que un producto no puede ser ecológico cuando está fuera de temporada y viaja miles de kilómetros. O que el 70% de la superficie de España está condenada a la desertización, lo cual afectará a la agricultura y a la producción de nuestro alimento estrella, el aceite de oliva, por poner un ejemplo. Se estima que de seguir así, con 4º más de temperatura en España, la producción de aceite de oliva se reduciría a la mitad.

Debemos generar conciencia y la educación es un medio muy poderoso para transformar la sociedad. La educación de verdad, la que te inculca el amor por el conocimiento, la empatía y el pensamiento crítico está íntimamente relacionada con la ética, la conciencia ambiental y social.

Una persona con información y formación entiende que, no tiene ningún sentido que miles de personas que mueren de sed y de hambre se vean, además, forzadas a emigrar porque los lugares donde viven se han vuelto inhabitables. Paradójicamente, las personas que menos impacto tienen sobre el planeta son las que más van a sufrir las consecuencias del calentamiento global. Sus tierras sufrirán sequías extremas o las islas donde habitan desaparecerán debido a la subida del nivel del mar. Una persona con información y formación es capaz de entender que las potencias mundiales más enriquecidas son a su vez las más contaminantes y que, por tanto, tienen el deber y la obligación de liderar y revertir la situación que ellos mismos han generado.

Es por todo ello que afirmamos que la falta de ética está en el centro del problema del Cambio Climático. La necesidad de una justicia internacional que sirva realmente como herramienta para implementar medidas adecuadas en función del grado de responsabilidad de cada país es innegable.

¿Qué pasa si un país no cumple con los acuerdos y medidas pactados en grandes cumbres internacionales?

Por lo que hemos visto hasta ahora, si que hay penalizaciones o intervención cuando hablamos de deuda pública, pero parece no suceder nada cuando hablamos de políticas sociales y ambientales. Es por ello que la ética debe palparse en todas las áreas tanto académicas como profesionales. Los valores y los discursos que trabajan la relación de ética y moralidad son muy necesarios para después afrontar este tipo de casuísticas.

Debemos seguir concienciando ya que a los urbanitas suele costarnos más apreciar los beneficios de la naturaleza. El cambio climático, está alterando y alterará mucho más, varios aspectos de nuestra vida con independencia de donde vivamos. Si seguimos con este ritmo, destruiremos el permafost, lo cual ha permitido aislar en el hielo durante milenios, algunos organismos. No conocemos qué efectos pueden provocar dichos organismos, pero lo que es seguro es que alterarían el medio ambiente e incluso afectarían a la salud humana.

Científicos rusos han publicado en la revista Doklady Biological Science, que algunos nematodos (pequeños gusanos) conservados en el permafrost de Siberia desde hace 40.000 años han recuperado la movilidad en pruebas de laboratorio. Esos mecanismos de retroalimentación que se producirían con la destrucción del permafost, son muy difíciles de predecir. Sin embargo, pueden alterar de forma muy rápida nuestros ecosistemas y, por tanto, la forma en que vivimos.

Muchos hablan del efecto dominó si aumentamos la temperatura global 2º más debido a la actividad humana. Debemos tener en cuenta que en la Tierra, en los últimos 10.000 años, la variabilidad del clima ha sido de aproximadamente un grado. Todos los estudios sobre agricultura están sujetos a unas condiciones climatológicas estables, si esto cambia, también se perderán las cosechas. Todo lo que ha permitido el desarrollo de la civilización, ha sido una climatología y unas condiciones ambientales cíclicas y predecibles. La subida de 2º nos sacará de ese equilibrio y pondrá en peligro nuestras vidas.

¿Qué hacer entonces?

Estamos muy acostumbrados a estudiar contenidos que podrían ser aislados y no tener ninguna relación con nuestra cotidianidad. Estudiar la ética como hilo conductor en todas las asignaturas de la etapa escolar y también en las universidades y escuelas de negocio, en ámbitos como las ciencias, el diseño, la arquitectura, la dirección de empresas, RRHH, el marketing o la comunicación de las organizaciones, es clave tanto para ampliar las habilidades laborales como para seguir generando concienciación en las generaciones futuras.

Las personas solemos tomar conciencia y acciones cuando tenemos el problema delante. En materia de cambio climático es muy posible que si esperamos tener el problema encima, ya sea tarde.

El desarrollo sostenible tiene un camino muy claro y es ir de la mano. Entender, informarnos, ser fuertes y levantarnos todos los días con la ética en el corazón para tomar nuestras decisiones desde ahí, siendo parte de la solución y no del problema.

Quizás te interesen estos artículos…
  • ¡Fuera Mitos! Empresas sostenibles y rentables.
    La sostenibilidad para las compañías no es un gasto sino una inversión muy rentable. No sólo las grandes corporaciones se están esforzando en instaurar valores sostenibles, sino que las PYMES están haciendo mucho por fomentar unas mejores condiciones de vida y de trabajo tanto a…
  • ¿Cómo debemos plantear el turismo del futuro?
    En Agosto de 2019, la OMT señalaba un incremento exponencial durante los últimos años en cuanto al número de turistas (un 4% respecto al año anterior, y un 9% respecto al 2017). Como señala Hosteltur, el turismo significa un 10,4% del PIB mundial y un 10%…
  • ¿Cómo debería ser un evento sostenible?
    Para que hablemos de un evento sostenible debemos partir de dos puntos clave: La sostenibilidad se debe entender aplicada a 3 niveles – social, medioambiental y económico Ésta se debe aplicar de forma transversal a todo el proceso de creación y producción del evento, huyendo…